«Tu alma gemela no es alguien que entra en tu vida en paz, es alguien que viene a poner en duda las cosas, que cambia tu realidad, alguien que marca un antes y un después en tu vida. No es el ser humano que todo el mundo ha idealizado, sino una persona común y corriente que se las arregla para revolucionar tu mundo en un segundo». Esta cita clásica es tan utilizada como muchas otras del grande Mario Benedetti para arrancar con el discurso de una boda.

En ocasiones nos complicamos y agobiamos más de la cuenta cuando se nos encarga elaborar el discurso de boda para tu mejor amiga o hermana. En la actualidad existen pautas y diversas facilidades para crear un discurso ingenioso y cargado de emociones que esté a la altura del acontecimiento y sea de gran agrado para la mayoría de los asistentes. 

En este artículo Franc Sarabia presenta cuatro tips o los mejores 4 consejos para elaborar tu discurso de boda perfecto. 

Piensa qué tipo de discurso de boda te gustaría.

El tipo de discurso de boda está estrechamente ligado y en dependencia con la relación que tengas con el futuro novio o novia. En todo discurso debe haber diferentes partes orientadas a temáticas que aporten dosis de emoción, humor y recuerdos. 

Un ejemplo de una estructura completa sería empezar con un recuerdo que funcione como llamada de atención a los asistentes a lo que le seguiría una descripción del acontecimiento y de los hechos que están ocurriendo in situ. Posteriormente sería ideal hacer partícipes a los invitados con el fin de narrar historias, recuerdos o nombrar a personas ausentes. Como desarrollo del discurso se aconseja describir desde el punto de vista del narrador  la relación entre los actuales marido y mujer. 

Es importante cerrar el discurso y qué mejor que finalizar la narración con un hecho anecdótico o con alguna actividad original que involucre a toda la sala y cree unas sonrisas.

discurso para una boda, discurso boda amiga, discurso boda hermano, discurso boda gracioso.

Aporta teatralidad a tu discurso.

El narrador del discurso debe ser una persona con carisma. Lo ideal es que el discurso sea el foco de interés desde el inicio hasta el final del mismo con el fin de conmover tanto a familiares y amigos del novio como de la novia. 

Por esta misma razón hay personas que tienen un don especial para hablar en público y conquistar los oídos de los oyentes mientras que a otras les supone pánico escénico. A cada discurso hay que aportar una dosis de teatralidad, sea con gestos, emociones, movimientos etc. Es fundamental preparar tanto el texto del discurso como la teatralidad que va acompañado a él. No se trata de fingir  una emoción pero si de planificar y organizar cada momento dando lugar a risas, juegos, emociones y otras circunstancias. 

El narrador del discurso debe sentirse como un actor que está creando un espectáculo real que vive y del cual es partícipe. Uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta es no olvidarse de crear un discurso que también sea atractivo o haga referencias a los familiares y amigos de la otra parte de la boda. 

Hacer partícipes a los invitados. 

No queremos un texto de doce carillas para nuestro discurso de boda. Cuanto más dinámico y breve sea mejor recuerdo se llevarán los invitados. Es importante ser breve sin quedarse corto, por lo que tras desarrollar el nudo de nuestra historia y dar los agradecimientos pertinentes es aconsejable hacer partícipes del momento a los invitados.

Una de las opciones es mencionar nombres de asistentes que formen parte de cada historia y dar lugar a que se expresen brevemente en el momento. Esto enriquece el discurso pero hay que ser consecuente con los tiempos para que no suponga un sobre esfuerzo finalizar tu discurso.

Otra forma de mencionar o tener más presente a otros invitados es a la hora de proyectar un audiovisual que acompañe al discurso de manera que mientras se visualizan imágenes de diferentes amigos y familiares da lugar a que ellos mismos se manifiesten in situ.

discurso para una boda, discurso boda amiga, discurso boda hermano, discurso boda gracioso.

Ensayar el discurso y dar lugar a la improvisación.

Lo que puede darle el toque especial al llamado “wedding toast” por los americanos, es jugar a la improvisación. Es altamente aconsejable que ensayes tu discurso de boda delante de amigos, familiares, frente al espejo…incluso que lleves el mismo texto en papel  el día del acontecimiento. Sin embargo, si quieres aportar ese toque especial y que conquiste al público deja un espacio para la improvisación. 

Ese momento improvisado marcará un antes y un después en la boda. Salga como salga, el público captará esa improvisación que revalorizará y enriquecerá tu discurso con creces. ¡Y no te olvides de brindar!

Recomendar
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • LinkedIN
  • Pinterest
Compartir
Etiquetado en