Todas las tradiciones por muy antiguas y arraigadas que estén, sufren modificaciones y van evolucionando. Se introducen nuevos elementos de otros lugares y otros van variando y adaptándose a las nuevas tendencias. La tradición nupcial no es diferente. Cada día se incorporan tradiciones y componentes nuevos. El último es el conocido «Save the date». Una tradición que proviene de los enlaces anglosajones. Pero, ¿qué es?

¿Qué significa «Save the date»?

La traducción literal de esta frase es algo así como «reserva la fecha» y hace referencia a esa carta o correo electrónico que se envía entre seis y doce meses antes de la boda y que sirve para anunciar a los invitados de la fecha del enlace de una manera informal. Sin embargo, esta no es la invitación propiamente dicha que se envía unos tres meses antes del día señalado. «Save the date» es simplemente un aviso para que los invitados de la ceremonia reserven ese día y no hagan otros planes. Es una forma de decir «¡Nos casamos!».

Como hemos comentado, estas tarjetas se envían con un tono mucho más informal que el resto de las comunicaciones que se hacen con respecto a la boda y sirve, también, como avance del estilo que le vamos a dar a nuestro día especial. Si buscas sorprender a tus invitados y dejarlos boquiabiertos, esta tarjeta es vital. ¿Qué podemos hacer para que sea original? ¡Te damos algunas ideas!

Ideas e inspiración

La versión más clásica aunque no menos original es la gráfica. Es decir, el uso de tarjetas ya sea impresas u online para dar aviso sobre la fecha de nuestro enlace. Es una idea perfecta si tenemos claro cual va a ser la línea visual que marcara nuestra boda ya que puede seguir el mismo diseño. Por ejemplo, si el tema de nuestro enlace va a ser floral o algo hippy, nuestra tarjeta «Save the date» puede llevar esta seña de identidad. Puede llevar un bonito estampado de flores dibujadas con acuarela o, incluso, puede ser una carta con los pétalos que se usarán para lanzar a los novias una vez termine la ceremonia.

Save the date origami

Pero esto solo es el inicio. Puedes estrujarte el cerebro para combinar materiales, fotografías, collage… ¡todo vale! Si es una boda que se celebrará en otoño podemos utilizar hojas que se hayan caído de los árboles para darle un toque natural a nuestro enlace. Podemos enviar un calendario con el día de la boda señalado. Una fotografía de la feliz pareja, una ilustración personalizada o un imán para la nevera. Así nadie olvidará el día del compromiso.

¿No se te ocurre nada? La clave está en tener clara la temática del enlace. Si la boda va a tener un estilo japonés podemos utilizar origami para avisar de la fecha elegida. ¿Es una boda más clásica y romántica?, podemos usar un marcapáginas. Si la idea es una boda «do it yourself» podemos hacer las tarjetas a mano. La idea es darle un toque personal y original.

marcapáginas y ticket

Y, si la boda y la pareja es más moderna, puedes usar las nuevas tecnologías. Cualquier idea puede adaptarse al formato digital. Una fotografía, un montaje, un vídeo, un GIF e, incluso, una App puede ser perfecto y original para poner sobreaviso a tus invitados. Pero, si el Photoshop y tú no sois tan buenos amigos como te gustaría, no te preocupes. Existen multitud de opciones en Internet que te echarán una mano en este aspecto. Uno de ellos es Canva, una plataforma de diseño online con muchísimas plantillas y opciones gratuitas con diseños actuales. ¡Fácil y sencillo!

Diseños save the date

Recomendar
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • LinkedIN
  • Pinterest
Compartir
Etiquetado en