El los meses más calurosos del año, las parejas que han decidido darse el sí quiero, optan por organizar su boda por la tarde-noche. Así, las temperaturas, más suaves que en las horas centrales del día, nos darán una tregua para poder disfrutar del evento. Pero, ¿es diferente el protocolo de boda de noche para invitadas? Sin duda, hay algunos detalles que debemos tener en cuenta a la hora de elegir nuestro outfit. ¡Te los contamos!

El corte del vestido: largos y midis

Al contrario que en las bodas de día, en las que el vestido no debe bajar de la rodilla, el protocolo de boda de noche para invitadas permite el corte midi o largo. Como decimos siempre, la elección depende de tu estilo o del tipo de boda que se celebre.

Para bodas al aire libre o más informales, los vestidos tipo cóctel o dos piezas son fantásticos. Además de que pueden resultar más cómodos en este tipo de escenario, puedes jugar con diferentes estampados florales y colores vivos. Con esta longitud de traje, luce unas sandalias que te ayuden a estilizar tus piernas y… ¡habrás pasado el examen!.

Para celebraciones en recintos más cerrados en los que se exija un mayor nivel de etiqueta, los vestidos largos son acierto asegurado. Son el mayor nivel de elegancia y sofisticación que se puede lucir en un evento. El largo del vestido debe cubrir los zapatos, y en este caso, se permiten vestidos con un toque más festivo con pedrerías y lentejuelas. El tejido debe ser de calidad, puedes optar por seda, raso o crepé. Puedes consultar los tejidos de tendencia en este post.

 

Gama de color: evita los extremos

Aunque pueda resultar una tentación, debemos evitar acudir a bodas de noche de color blanco. Este es reserva exclusiva para la novia. Por tanto, mejor huir también de tonalidades como crudo o marfil. Si te sientan mejor los colores claros, mejor optar por empolvados o nudes. Del otro extremo, el negro, es preferible no abusar. Te recomendamos combinarlo con otras tonalidades o elegir los complementos adecuados para darle un toque de color. Y si prefieres un estilo más festivo, los tejidos cubiertos de pailletes con tonalidades platas o doradas tienen un resultado realmente espectacular. Aquí te dejamos este impresionante modelo de la Colección 2019 de Franc Sarabia de tul bordado en cristal que enamora.

 

Bolsos de tamaño reducido

Con respecto a este complemento imprescindible, el protocolo es firme: nada de bolsos grandes. Tanto si es de día como de noche, mejor que sea un clutch. A partir de aquí, dispones de infinitas posibilidades según el look elegido. Si tu vestido es de líneas sencillas y colores lisos, puedes jugar con bolsos de pedrerías o lentejuelas. La forma ya es cuestión de gustos: redondos, lisos, sobre, ¡con el que te veas más reflejada!  Este año son tendencias las plumas y los pailletes, añádeles estos recursos a tu bolso de mano y triunfarás. Y recuerda, cuentas con un espacio limitado para guardar tus pertenencias, elige bien tus imprescindibles antes de salir de casa.

Ni pamelas ni sombreros: deja tu rostro al descubierto

Estos complementos están totalmente vetados en el protocolo de boda de noche para invitadas. Las pamelas y los sombreros carecen de sentido en un evento de noche ya que su función es proteger nuestro rostro del sol. Pero, si eres una enamorada de los accesorios para la cabeza, siempre puedes recurrir a un discreto tocado que no llame demasiado la atención. Quizás puedes darle un toque más atrevido jugando con alguna pluma o broche, pero sin pasarse. Otra opción es lucir una elegante diadema u horquilla, aunque si tu vestido ya lleva pedrería, luce tu melena al natural y evita sobrecargar tu outfit.

 

Protocolo-boda-de-noche

Maquillaje natural y peinados a la carta

Utiliza tu maquillaje y peinado para darle equilibrio a tu estilismo. Si eliges un vestido de fiesta, la naturalidad será clave para no intensificar demasiado tu outfit. Los tonos ahumados y los labiales naturales te darán la sutileza que necesitas para compensar. Si predominan los colores lisos y nude, puedes darle un tono más a tu maquillaje, pero sin abusar. Al no llevar sombreros ni pamelas, juega más con tu mirada, marca tus pestañas para darle profundidad.

¿Y el peinado? ¡Tienes vía libre! Guíate por el escote de tu vestido y por lo que más te favorezca y te haga sentir cómoda. Los recogidos desenfadados son tendencia, y un semirecogido con románticas trenzas siempre es buena opción. Las melenas retro y las coletas se han dejado ver también esta temporada.

 

Teniendo estos aspectos en cuenta, estamos seguros de que brillarás en tu próxima boda de noche. Pero cuidado ¡no hay que quitarle protagonismo a la novia!

 

By Franc.

Recomendar
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • LinkedIN
  • Pinterest
Compartir
Etiquetado en